Dr. Marco Antonio Narváez Tamayo



Es un privilegio digno de mención, el dirigirme a un selecto grupo de profesionales que comparten el interés de consolidar un esfuerzo destinado a fomentar, actualizar  y elevar el conocimiento y las habilidades de los médicos dedicados e interesados al intervencionismo en dolor en latinoamérica.

Sin duda alguna, una de las ramas médicas con mas desarrollo en los últimos años, ha sido y sigue siendo el estudio del dolor. Un beneficio sin precedentes para la sociedad en su conjunto, un valioso aporte para la calidad de vida de nuestros semejantes y un preciado legado para futuras generaciones.

La Academia Latinoamericana de Médicos Intervencionistas en Dolor, creada el año 2012,  viene trabajando intensamente para enseñar, capacitar y actualizar el desempeño práctico de los médicos de Latinoamérica en busca de dotar  al profesional, de las herramientas imprescindibles para la práctica segura y respetuosa del intervencionismo en el manejo, control y tratamiento del dolor crónico en nuestros países de habla hispana y portuguesa.

En una asociación estratégica ALMID-FEDELAT, hemos desarrollado ya varios talleres prácticos y casos en pacientes sometidos a diverso tipo de técnicas intervencionistas en quirófano bajo guía de imagen. Por supuesto también el adiestramiento y capacitación en las destrezas manuales de los participantes en material cadavérico adecuadamente preparado.

Los objetivos y metas proyectados por la academia son altamente validos, exigentes y fundamentalmente nobles con nuestros semejantes. Hemos iniciado la carrera con total  predisposición a poner el hombro para tener mejores días de esta sub-especialidad. Contamos con académicos de una trayectoria profesional excepcional que además disfrutan al compartir y transmitir su experiencia y habilidad con colegas latinoamericanos, fortaleciendo lazos de amistad, respeto y gratitud por la tierra que nos acoge.

Sin mas, los invito cordialmente a ser parte de esta experiencia sin precedentes en latinoamérica, varias son las formas, pero todas arriban al mismo puerto; la de alcanzar el mayor beneficio posible a nuestros pacientes aquejados por el dolor.

Reciban un cordial y afectuoso saludo                                  
"Latinoamérica unida para vivir mejor"